martes, 23 de agosto de 2011

TANGO en Argentina SU LENGUAJE

El Tango en Argentina


El de la calle y los suburbios. Lunfardo, jerga carcelaria. Significante de la valentía y el coraje de los tiempos en que las fiestas solían terminar con sangre en la punta. Pintoresco y cínico, desentrañar sus voces es bucear en la esencia del tango.

Arrabal: barrio fuera del recinto de la población a que pertenece.


Bacán: hombre que mantiene a una mujer. Persona que se da buena vida; oligarca, elegante, refinado.
Bulín: (lunf.) cotorro. Cuarto de soltero para citas amorosas, lugar donde se duerme o vive.
Burdel: lugar desordenado, prostíbulo.


Cachafaz: (pop.) bribón, descarado, insolente, atrevido, desfachatado, pillo, pícaro, desvergonzado. Holgazán, ocioso.
Compadre: (pop.) Afectado, engreído, jactancioso, altanero. Valentón, pendenciero, desafiante, astuto, ladino, vil. Individuo de elegancia afectada.
Compadrear: hacer ostentación de riquezas, buenas relaciones. Hacerse el compadre.
Compadrito: hombre del bajo pueblo, vano, engreído y fachendoso. Individuo del suburbio porteño que imitó al compadre.
Conventillo: casa de inquilinato o de vecindad, con muchos moradores.
Cotorro: habitación de soltero; habitación para citas amorosas.
Cusifai: persona innominada, fulano, sujeto.


Fueye: Igual que fuelle. Acordeón, bandoneón.// Pulmón, bronquios.// Soplón.


Gringo: extranjero cuya lengua nativa no es la castellana. Persona muy blanca o rubia.
Guapo: bien parecido.


Malandra: delincuente.
Malevo: persona de malos antecedentes, provocador, pendenciero.
Milonguera/o: cantor de milongas. Que concurre a los bailes populares.


Orillero/ra: del arrabal. Residente de los suburbios. Persona de mal vivir.


Peringundín: igual que piringundín. Lugar de baile de gente baja, de dudosa moralidad.


Taura: (lunf.) bravucón. Animoso, muy valiente. Astuto.
Tugurio: habitación, vivienda o establecimiento pequeño y mezquino.
Diccionario del Lunfardo Lexicon – 12.500 Voces y locuciones lunfardas, populares, jergales y extranjeras por Adolfo Enrique Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores